El ortógrafo

Imperativo, no infinitivo

  Cuando se da una orden a una segunda persona (del singular o del plural), deben usarse las formas propias del imperativo, si la oración es afirmativa, o las formas correspondientes del subjuntivo, si la oración es negativa, va introducida por la conjunción que o se dirige a un interlocutor al que se trata de usted.

  SINGULAR

  Tómate toda la sopa y deja de protestar.
  No te enfades y ponnos otro café.
  Que te calles.
  Hágame caso.

  PLURAL

  ¡Venid aquí ahora mismo, granujas!
  Poneos el pijama y dormíos cuanto antes.

  No lleguéis tarde.
  Que os estéis quietos.
  Cierren la puerta y siéntense, por favor.

  No se considera correcto, en el habla culta, el uso del infinitivo en lugar del imperativo para dirigir una orden a una segunda persona del plural, como se hace a menudo en el habla coloquial:

  *¡Venir aquí ahora mismo, granujas!
  *Poneros el pijama y dormiros cuanto antes.

  Solo es válido el empleo del infinitivo con valor de imperativo dirigido a una segunda persona del singular o del plural cuando aparece precedido de la preposición a, uso propio de la lengua oral coloquial: ¡Tú, a callar!; Niños, a dormir.

 Sabéis que este es un error muy extendido. El ejercicio consiste en escribir una frase en la que utilicéis el imperativo de segunda persona de plural correctamente. ¿Podríamos intentar que no se utilizara mal en las clases? *Sentaros, *cerrar la puerta, etc.

Comentarios

Poned el nombre de vuestros compañeros en la lista.

Acabad de comer, y después recoged ese estropicio.

temed a los ladrones

Bajad al salón de actos.

Callad y atended.

Venid aquí y traedme mis libros.

Recoged las cosas que ya ha tocado.

¡Tened cuidado la próxima vez!

¡Hacedme caso de una vez por todas!

Añadir un Comentario: